in

El Concello está en Guerra

El concello de Ourense bombardeado por las últimas noticias

El ayuntamiento de Ourense está atravesando su propia guerra mundial. Fiestas privadas, gastos sin justificar y mal rollo con la oposición…

Los medios de prensa no paran de sacar noticias relacionadas con la corporación municipal. Ninguna es buena, y desde aquí nos preguntamos ¿Será esta una orquestación para acabar con un gobierno tocado? ó es que, ¿Realmente lo han hecho y están haciéndolo tan mal?.

Primero fue la imputación del antiguo alcalde por la operación “Pokemon“, el socialista Francisco Rodríguez. El cual hace casi un año de los hechos, fue arropado cual héroe de leyenda por sus seguidores. Y es que está muy bien la “presunción de inocencia“, pero igual hay que respetar la “presunción de culpabilidad” y más si hay una imputación, o como dice Gallardón ahora una en causación.

Después fue el BNG el que se desvinculo del bipartito, y la verdad que algo huele mal cuando alguien que está gobernando (aunque sea a medias) se marcha del poder.  Tiempo antes el famoso “caso de los paneles“. Que personalmente nunca entendí bien y en el que supuestamente están involucrados, contratos a dedo, dinero público y una casa de “señoritas de mala vida“.

Más tarde familiares contratados a horas de jurar el cargo, oposiciones que se paralizan y se reactivan cuando a los mandatarios le viene en gana, subvenciones que se pierden por no actuar a tiempo, y un largo etcétera.

No nos olvidemos tanpoco de el “Jardín Botánico“…¡ en fin!

Por último y la gota que ha colmado el vaso y seguramente sea el desencadenante de los acontecimientos que están por venir, las facturas en ron añejo, whisky, carne y mariscos varios pagados con dinero del Concello para celebraciones personales. Y yo me pregunto, ¿Qué tienen que celebrar?

La guerra está abierta, la oposición llenando los juzgados de demandas, los otros que van de oposición porque no están gobernando llenando las redes sociales de denuncias… y es que en esta guerra hay tortas para todos.

Lo que está claro es que ver un pleno por televisión de nuestros gobernantes en Ourense no tiene desperdicio, bueno sí, desperdiciar el tiempo viendo como unos y otros se tiran de los pelos mientras los asuntos importantes de la ciudad se quedan sin resolver.

Yo por mi parte ya me he encargado por internet un casco para protegerme de los bombardeos, y una máscara anti-gas porque aunque no creo que usen gas sarín contra la población de a pie, si que tengo que decir que la máscara me protegerá del olor a podredumbre que se respira en Concello y Diputación.

google plus FranAgradecer públicamente a José F. el montaje fotográfico para ilustrar esta noticia.