in

Lowriders en las calles de la ciudad

 Coches preparados con suspensiones especiales invaden las calles del centro de la ciudad en busca de emociones fuertes.

El primer coche Lowrider se ideo en Estados Unidos haya por el año 1979, convirtiéndose en una forma de vida para aquellos que modificaban un coche antiguo con este tipo de bombas hidráulicas para la amortiguación. Las mismas que proporcionan esa sensación de baile en el coche.

Recientemente algunos ourensanos están modificando sus coches para poder disfrutar en la ciudad del privilegio de conducir una de estas maquinas. Aficionados de la ciudad nos han comentado “es una pena tener estas calles en la ciudad, ideales para la práctica del Fat Dancer y dejarlas sin usar

Manolo un joven al que le encanta estos coches, el mismo está modificando un antiguo Seat 124, es todavía más contundente en la explicación “Subir por la calle Concejo con uno de estos coches es una gozada, cruzar Ramón Cabanillas con tu propio coche a veces es estremecedor, imagínate con un Lowrider bien preparado…”

Sea como sea, esta moda está causando furor en la ciudad, incluso están saliendo espontáneos, que aunque no tienen sus coches tuneados para la ocasión aprovechan a incluir en sus caminos por el centro de la ciudad estas calles tan bacheadas para uso y disfrute.

Yo personalmente me lo paso pipa con mi coche por la calle Concejo. ¿No conocen esta sensación?. Les invito a descubrirla, es pura adrenalina.